Quien haya visitado la ciudad de La Paz habrá quedado (como mínimo) impactadx al contemplarla. Ciudad que se extiende como un manto sobre uno de los terrenos más abruptos de un profundo y estrecho valle, descendiendo vertiginosamente mil metros de altura desde los 4000 m.s.n.m. en El Alto. Quizás esta inverosímil imagen, y el majestuoso Illimani como fondo escénico, le ha permitido a La Paz estar entre las “Nuevas siete ciudades maravillas del mundo”.

lima la paz

Pero una vez repuestos del primer impacto, y con el tiempo suficiente para apreciar el paisaje, un común denominador será evidente: la escasez de áreas verdes. El paisaje que envuelve al observador es un conjunto de cerros totalmente cubiertos por el color ocre del ladrillo y el gris del cemento. Al recorrer sus calles, difícilmente se podrá encontrar alguna plaza o parque que supere las dos hectáreas de superficie. Podría suponerse que la vegetación se ve muy limitada para desarrollarse debido a las condiciones climáticas de montaña, pero la abundante vegetación arbustiva que se desarrolla en los terrenos baldíos, particularmente en la época de lluvias, nos dice todo lo contrario. Hay que reconocerlo: la escasa cobertura vegetal de la ciudad de La Paz es una responsabilidad enteramente humana. Read More →

Un señor ocupando un espacio público y contribuyendo a una cultura artistica en el centro de Lima.

Un señor ocupando un espacio público y contribuyendo a una cultura artistica en el centro de Lima.

Si la ciudad, el espacio urbano en el que nos encontramos, se entiende como un cuerpo, sus espacios públicos se convierten en las venas y las arterias que llevan las células rojas, los nutrientes, y los símbolos químicos (lxs ciudadanxs, las personas, lxs habitantes) de un órgano a otro, promoviendo conectividad a través del cuerpo para funcionar como una unidad, creando una identidad colectiva. Los espacios públicos de las ciudades y las comunidades del Perú han sido vejados por la violencia de la historia. ¿Qué pasa cuando no usamos el espacio público de una manera productiva, creativa, y constructiva para nuestra identidad limeña? Nos quedamos con una ciudad desarticulada y enferma, que margina a sus habitantes. ¿Cómo empezamos a sanarnos? Bueno, como primer paso, podemos usar el arte para ocupar estos espacios públicos.

Read More →

Manchay cementario 156

Se estima que para el 2030, el 60% de la población humana se encuentra asentada en ciudades, dicho proceso es inevitable por lo que es necesario que las ciudades se encuentren preparadas para estos grandes cambios que ya se viven día a día. Esto hace que la importancia de un árbol en la ciudad cobre mayor relevancia, no sólo por la mejora que da al paisaje sino, sobre todo, por los beneficios que brinda a los ciudadanos en su salud física y mental. No obstante, es necesario tener en cuenta que si bien todos los árboles son buenos, no todos son adecuados para todas las ciudades puesto que cada ciudad tiene diferentes condiciones ecológicas, ambientales, económicas y sociales; tal es el caso de los árboles de ficus que si bien a priori crecen sin problemas en zonas desérticas, posteriormente terminan teniendo problemas fitosanitarios.

Read More →

En Lima, la tugurización ha dejado pocos espacios públicos para áreas verdes. Foto: Google Images.

En Lima, la tugurización ha dejado pocos espacios públicos para áreas verdes. Foto: Google Images.

El sueño de la casa propia compartida por muchas generaciones de limeñxs es hoy incompleto. No sólo soñamos con tener un terreno a nuestro nombre con cuatro paredes y un techo, sino también con espacios públicos para recrearnos, para disfrutar de nuestra comunidad y soñar al aire libre. Con más dinero en los bolsillos del limeñx promedio y con la consolidación urbana paulatina de lo que antes fueron arenales o cerros, lxs limeñxs ahora demandamos buenos servicios públicos, como más y mejores áreas verdes en nuestros vecindarios.

Read More →